Blog

Lo que aprendí del río

Fluir, 

como el río

a veces no parece fácil

hay ramas y obstáculos

que creemos veraces

que construimos por inercia

una inercia tan distinta 

a la del flujo de la tierra

que no espera,

que llama con urgencia

y que todo lo limpia,

todo lo muta

en un intercambio eterno

de instantes

que no tienen escapatoria.

 

Caer,

como la cascada,

¿cuántas veces temí caer?

¿cuántas veces ignoré que 

a veces caer es otra forma

de fluir

abandonándote al designio,

al horizonte interno

que callado sigue hablándote

de los tiempos infinitos,

del secreto de tu raíz?

Y tú, sin saberlo,

¿cuantas veces te aferraste a la orilla

queriendo sentirte seguro

temeroso del vacío

y del dolor del impacto?

 

Sumérgete y fluye

alineado con tu esencia 

confiando en el impulso vital

de la presencia cotidiana y divina

que te abarca todo

sin escapar a su movimiento

de aguas sabias de antaño

que fluyen de lo más profundo de ti

y desde más allá de ti. 

 

Libérate de presas absurdas

que a veces parecieran necesarias,

ignora la voz de queja,

y aprende a distinguir tu flujo

puro

cristalino

poderoso

continuo

inagotable

y abandónate a él,

ignorando otros caminos

y si has e caer en un golpe de muchos

permítete volar en el saber

que las caídas traen flores y espuma

incapaces de brotar

en ningún otro manantial. 

 

Libérate y déjate ser

pero sólo a tu flujo innato,

ése que sólo brota de tu centro

y del centro del universo

latiendo al únisono, 

en un baile de flujos sin tiempo,

que siempre

te estarán esperando. 

 

 

 

 

 

 

Im-Pulsos

Me amanezco de nuevo

y me lanzo a mí.

No me encanto,

ni me aterro,

pero espero,

lluevo

y tiemblo

como el grito que emerge

de sueños enmohecidos

y de grietas que se quejan.

 

Me anochezco de nuevo

y llevo la vida a dónde inició

soy leyenda de mí

soy mi sombra y mi luz

que aletean en círculos

mezclándose,

coqueteando,

vibrando en par

sin siquiera darse cuenta

de los mundos que colapsan

en cada vuelco.

 

Soy una espiga al viento,

y amanezco y anochezco a cada llamado,

reclamando la danza

himno de movimiento

y recogiendo, altanera

el tibio germen de la tierra

antes de volver, cabizbaja

a la matriz…

…del tiempo.

Llévame lejos

Llévame lejos, cariño verde,

llévame al espacio del no tenerte

del buscarte y perderme

reconociéndome

en cada turbio desorden

en cada instante del adiós.

 

No te vayas, luz de venenos,

te necesito aquí, a mi costado

para disipar todas las horas

trazando las escamas en tu cuerpo,

témpano que llevo dentro.

 

Seré tuya, sin saberlo

y me arrastraré en las sombras

sin zapatos, sin memoria

convocando todas las mareas

regurgitando los encantos

y volveré a ti, eterno desierto

volveré a ti,

sin tiempo.

 

Un poema se escribe cuando llega

Un poema se escribe cuando llega

no espera

no tiene tiempo de esperar que te levantes

y te pongas los zapatos.

 

Es como la campana del camión de la basura,

suena y resuena por todos lados,

es molesto

pero tiene su razón de ser

tiene su tiempo, su espacio, su ritmo,

y si no te das prisa

cuando descubres ya se ha ido

se esfuma como un suspiro,

como un recuerdo perdido en la psique,

como la tierra que se calma tras un temblor.

 

Si te descuidas,

si no acudes a su llamado

te quedas ahí parado en la calle

quizá buscando una pluma,

quizá con tus bolsas llenas de cosas que decir

cosas que acabarás tragándote,

cosas que volarán al viento,

pura poesía biodegradable

de esa que se pudre,

sin haber visto jamás el sol

de esa que se muere sin haber nacido

y se olvida sin haber sido pronunciada.

 

Al menos el camión de la basura regresa

tres veces por semana

al menos hay esperanza para las latas vacías

y las cáscaras de huevo,

ojalá las palabras, los viajes y los sueños

tuvieran la misma suerte,

aunque generalmente terminan convirtiéndose

en una composta de lo que nunca fue.

Poema sobre el #19S. 

Un texto para exorcizar un poco el dolor sobre lo ocurrido durante el sismo en la Ciudad de México.

La escritura como forma de trascender este duro evento.

"La tela comenzó a resquebrajarse. Angustiada, se puso el suéter del uniforme y se apretujó al respaldo de su asiento deseando que nadie notara esa extraña metamorfosis que no entendía.".

Entonces, se dio cuenta de que esa comezón no era normal, que se volvía un dolor punzante, como si una criatura estuviera brotándole por debajo de los músculos de la espalda. El bulto comenzó a crecer por debajo de la blusa mientras sus huesos se deformaban lentamente, ella sudaba cada vez más.

La tela comenzó a resquebrajarse. Angustiada, se puso el suéter del uniforme y se apretujó al respaldo de su asiento deseando que nadie notara esa extraña metamorfosis que no entendía.

Contuvo la respiración, para intentar detenerla, pero el bulto siguió abriéndose camino, rompiendo también la tela del suéter… hasta que por fin sucedió.

La maestra y todos sus compañeros observaban asombrados a la niña, quien también contemplaba ese enorme par de alas blancas, que se extendían como espectros vivos, agitándose más allá del pupitre y de los confines de lo posible.

Otras Producciones

Te comparto aquí otros proyectos y puestos de producción en los que he tenido oportunidad de colaborar. 

Nuevas Historias

Writing Samples

Si quieres ver muestras de mis guiones, artículos y otros trabajos, escríbeme y te las haré llegar.

Contacto: monica.audiovisual1@gmail.com

 

©2020 Mónica Peña. All Rights Reserved. Designed By JoomShaper

Search